El 30 de abril de 1982 José se despierta sobresaltado, con su almohada en llamas. Durante más de 20 minutos, lucha contra el fuego que abrasa su departamento. Queda suspendido del antepecho, para escapar de las llamas gigantescas. Con las manos quemadas, va a largarse y fracturarse la columna vertebral en una caída terrible desde el segundo piso...Un año de hospital y una silla de ruedas de por vida. Pero ya toda su fuerza esta ahí: durante dos años va a buscar su autonomía total sin descanso, para poder ser capaz de hacer todo solo y poder realizar su sueño: “Quiero recorrer más kilómetros que Marco Polo, seguir sus huellas a lo largo de la ruta de la seda, pero sobre todo ser capaz de ir hasta Pagan en Birmania". Una vez listo, decide tratar de partir por un primer viaje hacia las Antillas; a pesar de los problemas de esfínteres y de piel, va a quedarse a vivir allí durante dos años. Cuando vuelve, fortalecido por esta primera experiencia, proyecta ir más lejos, pero no sabe cómo ni dónde todavía, cuando se le presenta una oportunidad que va a cambiar su destino. La asociación humanitaria “Equilibre” organiza convoys de camiones de carga pesados hacia Armenia, donde acaba de producirse un terrible terremoto. José prueba fortuna y escribe, sin mucha convicción, una carta al presidente de esta asociación:
Señor Presidente:
Yo no sé hacer nada en particular, no puedo serles de ninguna utilidad en vuestra misión por la miseria de los armenios afectados por este sismo. Quizás, por mi handicap físico, representaría una carga suplementaria en vuestra empresa. Soy parapléjico desde hace 7 años, pero mi coraje puede borrar muchas dificultades físicas. Entiendo que mi pedido puede parecerle un poco extravagante, pero deseo participar de ese convoy. Si Ud. Responde negativamente a mi pedido, lo comprenderé. Pero, esperando lo contrario, lo saludo atentamente
José F.

Impresionado, o simplemente seducido por la audacia, el presidente le dio una respuesta afirmativa!

Tres semanas después, José se embarcaba a bordo de un 38 toneladas conducido por su hermano y otros 5 camiones en el convoy, para atravesar en pleno invierno la RFA, la RDA, Polonia, Ucrania Georgia y Armenia. 15 días de viaje con temperaturas extremas para llegar a Yerevan, capital de Armenia. In situ se encuentra, en el único gran hotel de la ciudad, con los equipos médicos llegados de diferentes países para organizar los socorros. Los médicos están impresionados por su coraje. También se interesan por su presencia inesperada en medio de este país en ruinas. Le proponen acudir a los diversos hospitales, para dar su experiencia de parapléjico y otorgar humildemente ciertos consejos a los nuevos accidentados del terremoto. José acude inmediatamente a pesar de las dificultades de acceso de los hospitales y del terreno. Va a permanecer dos meses sin poder salir del país, a causa de una guerra naciente entre Armenia y Azerbaiján, y de nevadas que impiden que los aviones despeguen. Finalmente vuelve a Francia, después de una escala de algunos días en Moscú.

Al contarle a sus amigos esta primera verdadera aventura, se da cuenta y comprende que en lo sucesivo, quizá podría ser útil para los otros handicapés. Pero para eso tendrá que llevar sus límites al extremo. Entonces, decide partir solo, en silla de ruedas con un bolso en su regazo, para atravesar Rusia, Siberia, Mongolia, China, Hong Kong, Macao, Filipinas y Tailandia. Un viaje que durará 10 meses en condiciones muy difíciles, como es de imaginar. En su periplo, José va a utilizar todos los medios de transporte posibles. Piraguas en Filipinas, elefantes en Tailandia, tractores en China, carrozas con bueyes en Filipinas…Entre algunos encuentros sorprendentes, podemos citar estos: El Intendente de Pekín le entregará un diploma por ser el primer parapléjico que llegó a la cima de la gran muralla de China en Badaling. Será invitado por el embajador de Francia en Shangai, por el Sr. Bouchard, profesor de farmacopea en la Universidad de Shangai y autor de “Mi viaje en China”. La presidenta de los pintores del Gunxi incluso le abrirá las puertas de un museo cerrado al público…se perderá durante 8 días en el Yang-Tse Kiang, visitará las tribus Iffuago al norte de Filipinas…y muchas otras aventuras palpitantes que les contará a través de numerosas fotos sobre este sitio.

Al volver a Francia, al volver vivo de esta aventura, de la cual todos habían dicho que no podría realizarla, que era una locura, una inconciencia, nada podía pararlo!

Después de una intervención quirúrgica y unos meses después, el director de Equilibre, Alain Michel, al enterarse de su viaje por Asia, le pregunta si quisiera hacer una experiencia, ser el primer parapléjico del mundo a hacer Lyon-Dhaka (capital de Bangladesh) en 4 x 4. En el cuadro de una misión humanitaria, había que ir a abrir un taller de reparación de sillas de rueda en ese país. Pero no era todo. Conciente de la fuerza mental de José, también le propone acompañar a lo largo de esta aventura a un toxicómano en post cura; este hombre le serviría de pierna en los momentos difíciles y él, le serviría de cabeza. José no necesitaba más para volver a hacer su bolso, que recién había deshecho. La expedición consistía en partir con tres vehículos: : uno de 40 toneladas equipado para atravesar el desierto y repleto de material médico, sillas de ruedas y diversos materiales escolares, un ómnibus de safari equipado como una casa rodante y un 4 x 4. Habría un médico responsable de una misión médica (Michel, fallecido actualmente) (que en paz descanses, Michel), un fotógrafo (Ludo)un conductor para el camión (Amin "el mejor conductor rutero del mundo"), el responsable de una misión escolar (Laurent), el piloto del 4 x4 (Patrick) y José, por supuesto.

Esta aventura muy dura, durará tres meses, para llegar finalmente a Bangladesh, atravesando Alemania, Austria, Rumania, Bulgaria, Turquía, Irán, Pakistán, India y Bangladesh. Van a vivir diversas peripecias: están en un terremoto (en directo) en el centro de Turquía, son detenidos por la armada en el este de Turquía, prisioneros durante ocho días en la aduana indo-paquistaní descubrieron un ritual particular entre los militares hindúes y paquistaníes, son invitados por un coronel de la armada hindú, son invitados a la embajada de Francia en Teherán, e incluso en Calcuta. José será invitado y bendecido por la MADRE TERESA. También habrá un salvamento sorprendente de un niñito en el gran desierto salado de Irán, desperfectos en medio del desierto de Baal chistan, cuatro días interminables en una tormenta de arena. Se transformarán en enfermeros y ambulancia de urgencia en los accidentes mortales en las rutas de India, rutas infranqueables en el oeste bengalí, etc. José volverá al cabo de nueve meses, cansado y desgastado físicamente, pero más grande espiritualmente, como él dice.

A pesar de los problemas físicos, las enfermedades (malaria, disentería, escaras,…)y las enormes dificultades que tuvo que superar, José decide volver a partir unos meses más tarde, esta vez con un desafío aún mayor…Quiere finalmente realizar SU sueño, se siente listo y capaz para atravesar el Himalaya en Pakistán (KKH), y luego atravesar dos desiertos, el Tas Kurgan y el Takla-Makan. Quiere continuar su camino por China, luego nuevamente Filipinas, atravesar Viet-Nam y Laos, luego Tailandia. Para terminar, iría a Birmania, bajando por el río Irawady hasta las ruinas de Pagan, llegando a sus límites, al objetivo de su sueño. Y lo mejor, sin dudas, es que hizo todo esto! Durante esta aventura fuera de lo común, se encontrará con gente excepcional y vivirá momentos inolvidables. Llamado como “El hombre que habla con los delfines” en una isla de Visaya, o “Number One” en otra parte de Asia, “Mister D’Jo” en los barrios pobres de San Carlos, provocará curiosidad y respeto. Su silla de ruedas va a romperse durante la fiesta del Thêt en Vietnam, se acostará por tierra bloqueado por una tormenta en Cebu, pondrá su vida en peligro para tomar fotos de una matanza de perros en el sur de China; y por todos lados atravesará paisajes sublimes. Todas estas aventuras y paisajes, los compartirá con Uds.!

Y, quién sabe, quizás le dará la fuerza para enfrentar sus miedos, sus dudas?

Vamos, muévase, salga, sueñe, no se quede delante de su chimenea, con una frazada en el regazo como a principio de siglo. No haga como aquéllos que no tienen dificultades y se quejan todo el tiempo. Tampoco haga como aquellos que tienen todo y no hacen nada. Pelee para que mañana los handicapés sean los que creían que no lo eran.

Podría haberse encontrado con José en las rutas de California, en New Cork, Portugal, España, Italia, Inglaterra, Dinamarca, Holanda; actualmente, está en Francia, sufrió varias hospitalizaciones a causa de escaras.
Ahora, se está perfeccionando en informática para crear este sitio y compartir con ustedes su experiencia antes, quién sabe, de partir hacia otro desafío!

 
 
 
 
 
  d
powered by wheeldreams
fernandez
Apellido: Fernandez
Nombre: Jean-Joseph, alias “José”
Edad: 46 años
Sexo: masculino
Nacionalidad: francesa
Traumatismo: paraplejía total nivel 10
Signos particulares: loco de atar